martes, 16 de junio de 2015

Poema dramaturgo Lope de Vega

Ir y quedarse



Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, y ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;

arder como la vela y consumirse,
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;

hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada sobre fe paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;

creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma, y en la vida infierno.


Lope de Vega fue uno de los poetas y dramaturgos más importantes del Barroco y  siglo de Oro. Nació en Madrid el año 1562 y murió en la misma ciudad 73 años después. Escribió aproximadamente 3.000 sonetos, 4 novelas cortas, 9 epopeyas 3 poemas didácticos y varios centenares de comedias (aproximadamente 1800) . Fue amigo de Quevedo, estuvo enemistado con Góngora y mantuvo una dura rivalidad con Cervantes. Su vida fue tan extensa y extrema como su obra. Su vida amorosa fue muy intensa ya que mantuvo relaciones con un gran número mujeres incluso después de haber sido ordenado sacerdote tuvo varias amantes.
Ir y quedarse es un soneto publicado en 1634, se encuentra en el poemario titulado Rimas humanas. El poema se sitúa en la última etapa de Lope, marcada por un gran vitalismo debido a la muerte de su hijo, lo que le llevó a tener un inmenso temor a la muerte muy presente en el poema. Visible en el último verso.
El tema del soneto es la definición del amor, un amor en silencio, que calla y duele, imposible de olvidar. También está muy presente el concepto de ignorancia y el engaño amoroso que sufre el amante.
La estructura interna del poema se puede clasificar de la siguiente manera:
Los dos primeras estrofas: el poeta expresa sus sentimientos y reacciones ante un desengaño amoroso.  Expone el inmenso dolor que siente y la angustia vital por no poder estar con su amada. Primera cuarteto expone su situación y en el segundo sus sentimientos.
La tercera estrofa: se expone la desesperación del amante. Habla solo, pide fe y paciencia, y considera su espera y el tiempo que está sin ella eterno. Por lo tanto su única opción es aferrarse a lo eterno.
Cuarta estrofa: a modo de conclusión iguala su vida al infierno.
Se trata de un soneto formado por dos cuartetos y dos tercetos de versos endecasílabos y rima consonante (ABBA, ABBA, CDE, CDE).
En el poema se emplean un gran número de figuras retóricas:
  • Uso reiterado del polisíndeton en los versos 1, 2, 4, 5, 7, 8, 11, 12 y 14.
  • Gran número de antítesis y oxímoros: Quedar/partir. Temporal/eterno. Cielo/infierno.
  • Metáforas en el verso 3, en el que compara la amada con una sirena; y en el verso 7, cuando estaba con su amada estaba en el cielo y en su ausencia en el infierno.
  • Epítetos: alma ajena, tierna arena.
  • Símil:  verso 3: arder como la vela y consumirse; verso 7: caer de un cielo, y ser demonio en pena.
  • Personificación: mudas soledades.
Lope de Vega fue uno de los autores más importantes del barroco, realizó una obra muy extensa donde tocó varios temas sobretodo el amor.
Este poema trata uno de los temas más importantes en la última etapa de Lope: el desengaño amoroso. Podemos ver el desasosiego provocado por un desengaño, hecho contradictorio ya que Lope tuvo amores con muchas mujeres a la vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario